HIGIENE FACIAL

La higiene facial es un hábito imprescindible para el cuidado de nuestra piel, no solo desde el punto de vista estético, sino porque ayuda a limpiar e hidratar nuestro rostro para que tenga una apariencia más saludable. Nuestra piel  está expuesta constantemente a los cambios climáticos, la polución y el sol, lo que hace necesario prestarle la debida atención para que se mantenga sana y radiante.

 

El objetivo principal,  eliminar las células muertas que se encuentran en la capa cornea (capa  más superficial de la piel), que es donde  actúan los distintos factores externos contaminantes, causando que los folículos pilosebáceos (poros) se obstruyan y la piel precise de hidratación y oxigenación,

 

Nuestras higienes incluyen:

  • Limpieza:  Retiramos restos de maquillaje e impurezas.
  • Exfoliación: Desincrustamos las impurezas más profundas.
  • Vapor de Ozono: Abrimos los poros y puntos negros.
  • Extracción: Eliminamos puntos negros y miliums (bolitas de grasa) sin crear lesión en la piel

 Recomendamos realizar en casa, cada día una limpieza facial con los productos adecuados para tu tipo de piel y ser constante con cuidados de base como son la utilización de protección solar.