PARAFINA FACIAL
Los tratamientos con parafina ayudan a mejorar el aspecto de la piel. Se recomienda para pieles secas y en zonas con un clima seco y frío, puesto que devuelve a la piel su hidratación natural. Gracias a que mejora el flujo sanguíneo, la parafina ayuda a que la humedad suba de las capas internas de la piel a las externas, rejuveneciéndola y devolviéndole su suavidad natural.