!function(c,h,i,m,p){m=c.createElement(h),p=c.getElementsByTagName(h)[0],m.async=1,m.src=i,p.parentNode.insertBefore(m,p)}(document,\"script\",\"https://chimpstatic.com/mcjs-connected/js/users/1ad472956db3b5217aa927768/4e7c2de437fd76f30e11f9b3e.js\");

Reiki

REI : Energía Universal – Aquella que recibimos de todo lo que nos rodea.
KI: Energía Vital – La energía que genera nuestro propio organismo

 

Cómo funciona?

El cuerpo humano y su estructura energética se nutren de forma natural de esa energía original que obtenemos al respirar y que almacenamos en nuestro organismo, siendo el riñón uno de los que más energía almacena.

Cuando todo está en orden, la salud y la alegría forman parte del estado natural del ser.

A consecuencias de las experiencias vividas, emociones y pensamientos hacen bloquear nuestra mente, y bajamos de vibración, con lo cual es inferior a nuestro nivel original y bloqueamos el flujo de energía dejando de fluir libremente y provocando enfermedades y un nivel de sufrimiento mayor.

Al dejar fluir la energía Reiki, que es de un elevadísimo nivel de vibración, irá deshaciendo esos bloqueos de energía densa, que dificultan la circulación natural del Ki, restableciendo los parámetros normales y reajustando todo nuestro Ser.

Se realiza con el paciente tumbado en la camilla y el terapeuta va pasando las manos por sus centros de energía (chakras) canalizando la energía universal y de ese modo la energía tóxica estancada en el paciente, que sale en modo de llanto, moqueo, tos, etc. sintiendo luego el paciente una sensación de alivio y paz dejando una sensación de relajación profunda y bienestar.

Una sesión dura unos 45 minutos.

 

Hay que decir que Reiki “no cura”. Es una terapia complementaria que ayuda a sanar emociones dormidas, que son las que producen que el funcionamiento de nuestros sistemas inmunitarios se bloqueen.

Esta terapia está indicada para todo tipo de públicos, desde niños hasta ancianos, al no tener contraindicaciones.

 

Entre sus muchos beneficios podemos destacar:

  • Reduce el estrés; genera equilibrio y bienestar de manera integral.
  • Armoniza, energiza, estabiliza, relaja (física, mental, emocional y espiritualmente)
  • Acelera la habilidad natural del cuerpo para auto-sanar (enfermedades, emociones y dolores
  • Mejora el funcionamiento y el rendimiento fisiológico de células y órganos.
  • Aumenta la claridad mental y la concentración para estudiar y/o trabajar.
  • 6. Mejora la autoestima.
  • Es auxiliar en el tratamiento para disminuir las migrañas, depresión, dolores menstruales y estreñimiento.